Capítulo 6



Auditoría de cumplimiento de leyes y regulaciones *




1. ASPECTOS FUNDAMENTALES

1.1 DEFINICIÓN Y OBJETIVOS

La Auditoría de Cumplimiento es la comprobación o examen de las operaciones financieras, administrativas, económicas y de otra índole de una entidad para establecer que se han realizado conforme a las normas legales, reglamentarias, estatutarias y de procedimientos que le son aplica­bles. Esta auditoría se practica mediante la revisión de los documentos que soportan legal, técnica, financiera y contablemente las operaciones para determinar si los procedimientos utilizados y las medidas de control interno están de acuerdo con las normas que le son aplicables y si dichos proce­dimientos están operando de manera efectiva y son adecuados para el logro de los objetivos de la entidad.

1.2 RESPONSABILIDAD DE LA ADMINISTRACIÓN EN EL CUMPLIMIEN­TO DE LEYES Y REGULACIONES

La responsabilidad primaria de prevención y detección de fraudes y errores es de los encargados de la gestión y dirección de la entidad. Las responsabilidades respectivas de los encargados de la gestión y dirección pueden variar, según la entidad, así como de país a país. La dirección, con el descuido de los encargados de su gestión, debe establecer el tono adecuado, crear y mantener una cultura de honradez y una ética elevada, así como establecer controles adecuados que prevengan y delecten los fraudes y errores dentro de la entidad.

Es responsabilidad de aquellos encargados de gestionar la entidad el asegurarse, mediante la supervisión de la dirección, de la integridad de los sistemas de contabilidad y de información financiera de la entidad, así como que estén implantados sistemas de control adecuados, que incluyan los dirigidos a controlar el riesgo, el control financiero y el cumplimiento de la Ley.

Es responsabilidad de la dirección de la entidad el establecimiento de un entorno de control y de mantenimiento de políticas y procedimientos que ayuden a lograr el objetivo de asegurarse, en la medida de lo posible, de que se mantenga una conducta ordenada y eficiente en la entidad. Esta responsabilidad incluye la puesta en práctica y la garantía de continuidad de funcionamiento de los sistemas de contabilidad y de control interno, que se diseñan para prevenir y detectar fraudes y errores. Dichos sistemas reducen, aunque no eliminan, el riesgo de irregularidades, ya sean originados por fraude o por error. Por consiguiente, la dirección asume la responsabilidad de los restantes riesgos.

Es responsabilidad de la administración asegurar que las operaciones de la entidad se conducen de acuerdo con las leyes y regulaciones. Las siguientes políticas y procedimientos, entre otros, pueden ayudar a la administración para controlar sus responsabilidades de la prevención y detección de incumplimiento: Vigilar las regulaciones legales y asegurar que los procedimientos de operación estén diseñados para cumplir estas regulaciones. Instituir y operar sistemas apropiados de control interno. Desarrollar, hacer público, y seguir un código de conducta empresarial. Asegurar que los empleados están apropiadamente entrenados y com­prenden el código de conducta empresarial.

Vigilar el cumplimiento del código de conducta y actuar apropiadamente para disciplinar a los empleados que dejan de cumplir con él, Contratar asesores legales parar auxiliar en la vigilancia de los requisitos legales.

Mantener un compendio de las leyes importantes que la entidad tiene que cumplir dentro de su industria particular.

1.3 PROCEDIMIENTOS DE AUDITORIA

El auditor debe diseñar la auditoría de cumplimiento para proporcionar una seguridad razonable de que la entidad cumple con las leyes, regulaciones y otros requerimientos importantes para el logro de los objetivos.
Una auditoría de cumplimiento está sujeta al inevitable riesgo de que algunas violaciones o incumplimientos de importancia relativa a leyes y regulaciones no sean encontradas aún cuando la auditoría esté apropia­damente planeada y desarrollada de acuerdo con las Normas Técnicas debido a factores como:

· La existencia de muchas leyes y regulaciones sobre los aspectos de operación de la entidad que no son capturadas por los sistemas de contabilidad y de control interno.
· La efectividad de los procedimientos de auditoría es afectada por las limitaciones inherentes de los sistemas de contabilidad y de control interno por el uso de comprobaciones.
· Mucha de la evidencia obtenida por el auditor es de naturaleza persuasiva y no definitiva.
· El incumplimiento puede implicar conducta que tiene la intención de ocultarlo, como colusión, falsificación, falta deliberada de registro de transacciones o manifestaciones erróneas intencionales hechas al auditor.

De acuerdo con requerimientos legales y estatutarios específicos o con el alcance del trabajo se requiere al auditor que responda como parte de la auditoría integral si la entidad cumple con las principales leyes o regulaciones a que debe someterse. En estas circunstancias, el auditor debe planear someter a prueba el cumplimiento con estas leyes y regulaciones.

Para planear la auditoría de cumplimiento, el auditor deberá obtener una comprensión general del marco legal y regulador aplicable a la entidad y la industria y cómo la entidad está cumpliendo con dicho marco de referencia.

Para obtener esta comprensión general, el auditor reconocería particular­mente que algunas leyes y regulaciones pueden tener un efecto fundamental sobre las operaciones de la entidad. Es decir, el incumplimiento de algunas leyes y regulaciones puede causar que la entidad cese en sus operaciones, o poner en cuestionamiento la continuidad de la entidad como un negocio en marcha o estar sujeta a sanciones legales importantes.

Para obtener la comprensión general de leyes y regulaciones, el auditor normalmente tendría que:

· Usar el conocimiento existente de la industria y negocio de la entidad.

· Identificar las leyes y regulaciones que debe cumplir la entidad:

-
Leyes sobre sociedades. Su estudio tiene como objetivo comprobar si la empresa ha cumplido con las normas legales relevantes en materia de sociedades o normas legales del sector al que pertenece la entidad por ejemplo, financiero, cooperativo, etc., para ello habrá que examinar estatutos actas, decisiones de los órganos de administración y contratos para comprobar si se ajustan a la legislación.

-
Leyes tributarias. Estas leyes establecen la relación entre las autoridades tributarias y la empresa como sujeto pasivo. La auditoría tiene como objeto comprobar si todos los impuestos, contribuciones, reten­ciones, etc., han sido declarados y contabilizados de acuerdo con las leyes sobre la materia.

-
Leyes laborales. Establecen las relaciones entre la empresa y su personal. La auditoría debe estudiar la regulación laboral y los acuerdos colectivos para comprobar su aplicación de conformidad con los mismos.

-
Legislación contable. Se refiere al plan de cuentas, libros obligatorios de contabilidad, libros de actas de socios, accionistas y similares y estructuras de la correspondencia. Esta auditoría se practica mediante la revisión de las normas sobre registros de contabilidad, soportes, comprobantes, libros y verificación de que la empresa cumpla satisfac­toriamente estos requisitos.

- Leyes cambiarías o de aduanas.

· Averiguar con la administración respecto de las políticas y procedimientos de la entidad referentes al cumplimiento de leyes y regulaciones.

· Averiguar con la administración sobre las leyes o regulaciones que puede esperarse tengan un efecto fundamental sobre las operaciones de la entidad.

· Discutir con la administración las políticas o procedimientos adoptados para identificar, evaluar y contabilizar las demandas de litigio y las evaluaciones.

Después de obtener la comprensión general, el auditor deberá desarrollar procedimientos para ayudar a identificar casos de incumplimiento con aquellas leyes y regulaciones aplicables a la entidad.

El auditor deberá obtener evidencia suficiente y apropiada en la auditoría sobre el cumplimiento con aquellas leyes y regulaciones que el auditor generalmente reconoce que le son aplicables a la entidad El auditor debería tener una suficiente comprensión tic estas leyes y regulaciones para considerarlas cuando audita las afirmaciones relacionadas con la determinación de montos que van a ser registrados y las revelaciones que van a ser hechas.

Dichas leyes y reglamentaciones deberán estar bien establecidas y ser conocidas por la entidad y dentro de la industria; y ser consideradas recurrentemente en el registro de las operaciones. Estas leyes y regulaciones, pueden relacionarse, por ejemplo, a la forma y contenido de los estados Financieros, incluyendo requerimientos específicos de la industrias; a la contabilización de transacciones bajo contratos de gobierno; o a la acumulación o reconocimiento de gastos para impuestos sobre la renta o costos por pensiones.

Cuando el auditor se encuentre con circunstancias que le hagan pensar de la existencia de irregularidades en los estados financieros, como consecuencia de fraudes o errores, el auditor deberá realizar procedimientos para determinar el efecto de las irregularidades en la temática de la auditoría integral.

En el curso de la auditoría el auditor puede encontrarse con circunstancias que lleven a apreciar la existencia de irregularidades importantes, derivadas de fraudes o errores. Cuando el auditor se halle con tales circunstancias, la naturaleza, la planificación y la amplitud de los procedimientos a llevar a cabo dependerá del juicio del auditor, según el tipo de fraude o error indicado, la probabilidad de que así suceda, y la probabilidad de que un determinado tipo de fraude o error pudiera tener un efecto significativo en la auditoría.

El auditor no puede dar por sentado que un solo ejemplo de fraude o error es un acontecimiento aislado y, por tanto, antes de la conclusión de la auditoría, el auditor estudia si necesitará revisarse la evaluación de los elementos del riesgo de auditoría que se hicieron durante su planificación, y si la naturaleza, planificación y amplitud de los otros procedimientos del auditor deben reconsiderarse igualmente
(véase la NÍA 400 "Evaluación de Riesgos y Control Interno ", párrafos 39 y 46).

Por ejemplo, el auditor se fijará en lo siguiente:

· El carácter, momento y amplitud de los procedimientos sustantivos.

· La evaluación de la efectividad de los controles internos si la calificación del riesgo de control fue por debajo de alto.

· La asignación adecuada de miembros del equipo de auditoría a tenor de las circunstancias.

1.4 PROCEDIMIENTOS CUANDO SE DESCUBRE INCUMPLIMIENTO

Cuando el auditor observa la existencia de una irregularidad, deberá tener en cuenta si la irregularidad detectada puede constituir indicio de fraude, y de ser así, deberá tener presente las implicaciones de dicha irregularidad en relación con otros aspectos de la auditoría, en particular, la Habilidad de las manifestaciones hechas por la dirección.

Si el auditor ha llegado a la conclusión de que la irregularidad es, o puede venir originada por fraude, evaluará las implicaciones, en especial, aquellas que datan de la posición de la persona o personas involucradas en la organización. Por ejemplo, el fraude relativo a malversaciones de fondos de una caja de poca importancia, en general, carece de importancia relativa para el auditor al evaluar el riesgo de existencia de irregularidades significativas por motivos de fraudes. Esto es debido a que tanto la manera de llevar el fondo de caja como su envergadura tienden a establecer un límite en cuanto al importe de la pérdida potencial, y la custodia de tales fondos, comúnmente, está confiada a un empleado con un nivel de autoridad bajo. A la inversa, cuando el asunto implica a la dirección con un alto nivel de autoridad, aun cuando el importe, en sí mismo, no sea significativo en el contexto de los estados financieros, puede inducir a pensar en un problema más profundo. En tales circunstancias, el auditor reconsidera la fiabilidad de las pruebas obtenidas interiormente, toda vez que existen dudas acerca de si las manifestaciones lechas por la dirección son completas y veraces, abarcando las dudas a la autenticidad de los registros contables y la documentación. El auditor, igualmente, considera la posibilidad de connivencia que implique a empleados, a la dirección o a terceros, al reconsiderar la fiabilidad de las pruebas. Si la dirección, al más alto nivel, está implicada en el fraude, el auditor puede que no llegue a obtener la evidencia necesaria para completar a auditoría y poder informar sobre los estados financieros.

A continuación se listan ejemplos del tipo de información que puede llamar la atención del auditor que puede indicar que ha ocurrido incumplimiento con leyes o regulaciones:

· Pagos por servicios no especificados o préstamos a consultores, partes relacionadas, empleados o empleados del gobierno.

· Comisiones de ventas u honorarios a agentes que parecen excesivos en relación con los normalmente pagados por la entidad o en su industria o con los servicios realmente recibidos.

· Compras a precios notablemente por encima o por debajo del precio de mercado.

· Pagos inusuales en efectivo, compras en forma de cheques o caja pagaderos al portador o transferencias a cuentas bancarias numeradas.

· Transacciones inusuales con compañías registradas en paraísos fiscales,


· Pagos por bienes o servicios hechos a algún país distinto del país de origen de los bienes o servicios.

· Pagos sin documentación apropiada de control de cambios,

· Existencia de un sistema contable que falla, ya sea por diseño o por accidente, en dar un rastro de auditoría adecuado o suficiente evidencia.

· Transacciones no autorizadas o transacciones registradas en forma impropia.

· Comentarios en los medios noticiosos.

· Incumplimiento de normas tributarias.

· Incumplimiento de normas laborales.

· Incumplimiento de normas cambiarías.

· Incumplimiento de otras normas.

Cuando el auditor se da cuenta de información concerniente a un posible caso de incumplimiento, debería obtener una comprensión de la naturaleza del acto y las circunstancias en las que ha ocurrido, y otra información suficiente para evaluar el posible efecto sobre la entidad.

Cuando evalúa el posible efecto sobre la entidad, el auditor considera:

· Las potenciales consecuencias financieras, como multas, castigos, daños, amenaza de expropiación de activos, o la no continuación forzosa de operaciones y litigios.

· Si las potenciales consecuencias financieras requieren revelación.

· Si las potenciales consecuencias financieras son tan serias como para presentar su impacto en los estados financieros.

Cuando cree que puede haber incumplimiento, debería documentar los resultados y discutirlos con la administración. La documentación de resultados incluye copias de registros y documentos y la elaboración de minutas de las conversaciones, si fuera apropiado.

Si la administración no proporciona información satisfactoria de que de hecho hay cumplimiento, el auditor consultaría con el abogado de la entidad sobre la aplicación de las leyes y regulaciones a las circunstancias y los posibles efectos sobre los estados financieros. Cuando no se considere apro­piado consultar con el abogado de la entidad o cuando el auditor no esté satisfecho con la opinión, consideraría consultar al propio abogado del auditor sobre si se implica una violación de una ley o reglamento, las posibles consecuencias legales y cual acción adicional, si hay alguna, debería tomar el auditor.

Cuando no puede obtener información adecuada sobre el incumplimiento sospechado, el auditor deberá considerar el efecto de la falta de evidencia en la auditoría sobre el dictamen del auditor.

El auditor debería considerar las implicaciones de incumplimiento en relación con otros aspectos de la auditoría, particularmente la confiabilidad de las manifestaciones de la administración. A este respecto, el auditor reconsidera la evaluación del riesgo y la validez de las manifestaciones de la administración, en caso de incumplimiento no detectado por los controles internos o no incluido en las manifestaciones que dio la administración. Las implicaciones de casos particulares de incumplimiento descubiertos por el auditor dependerán de la relación de la perpetración y ocultación, si los hay, del acto con los procedimientos específicos de control y el nivel de la administración o empleados involucrados.

1.5 INFORME SOBRE INCUMPLIMIENTOS

Cuando el auditor se encuentra con una irregularidad derivada de un fraude o supuesto fraude, o error, deberá tener presente la responsabilidad que tiene de comunicar tal información a la dirección, a aquellos encargados de la gestión y, en algunas circunstancias, a las autoridades reguladoras y a aquellas que velan por su aplicación.

La comunicación de una irregularidad originada por un fraude, un supuesto fraude o error, al nivel adecuado de la dirección, en el momento oportuno, es importante porque permite a la dirección que tome las medidas que estime necesarias. La determinación de qué nivel de dirección es el adecuado es cuestión de juicio profesional y queda afectado por factores tales como la naturaleza, la magnitud y la frecuencia de la irregularidad o del supuesto fraude. Por regla general, el nivel adecuado de dirección es, al menos, un nivel por encima de las personas que parecen estar involucradas en la irregularidad o en el supuesto fraude.

La determinación de qué asuntos deben ser objeto de comunicación por parte del auditor a aquellos encargados de la gestión es cuestión de juicio profesional, y se ve, asimismo, afectado por la comprensión entre las partes en cuanto a qué temas deben comunicarse. Normalmente, estos temas Incluirán lo siguiente:

· Cuestiones relativas a la competencia y honestidad de la dirección.

· Fraudes en los que está implicada la dirección.

· Otros fraudes que dan lugar a que los estados financieros contengan irregularidades significativas.

· Irregularidades significativas originadas por errores habidos.

· Irregularidades indicativas de debilidades importantes en el control inter­no, incluido el diseño o funcionamiento del proceso de información financiera de la entidad.

· Irregularidades que pueden ocasionar que los estados financieros contengan irregularidades importantes.

A la administración

El auditor debería, tan pronto sea factible, ya sea comunicarse con el comité de auditoría, la Junta Directiva y ejecutivos, u obtener evidencia de que están apropiadamente informados, respecto del incumplimiento que llame la atención del auditor. Sin embargo, el auditor no necesita hacerlo así para asuntos que son claramente sin consecuencia o triviales y puede llegar a un acuerdo por adelantado sobre la naturaleza de los asuntos que deberán comunicarse.

Si a juicio del auditor se cree que el incumplimiento es intencional y de importancia relativa, el auditor debería comunicar el resultado sin demora, mediante un informe apropiado al asunto o a los asuntos objeto de incum­plimiento.

Si el auditor sospecha que miembros de la administración, incluyendo miembros de la Junta Directiva, están involucrados en el incumplimiento, el auditor deberá reportar el asunto al nivel superior inmediato de autoridad en la entidad, si existe, como un comité de auditoría o un consejo de supervisión. Donde no exista autoridad más alta, o si el auditor cree que puede no tomarse acción sobre el reporte o está inseguro sobre a cual persona reportarle, el auditor considerará buscar asesoría legal.

Si el auditor ha encontrado una irregularidad significativa debida a un error, lo deberá comunicar al nivel adecuado de la dirección, en el momento oportuno, y considerar la necesidad de informar de ello a aquellos encargados de la gestión, de conformidad con la NÍA 260
"Comunicación de temas de auditoría a aquellos encargados de la gestión”.

El auditor deberá informar a aquellos encargados de la gestión sobre las irregularidades acumuladas por éste, que no se hayan corregido durante la realización de la auditoría, y que se consideraron sin importancia por parte de la dirección.

Las irregularidades, no corregidas, comunicadas a aquellos encargados de la gestión no tienen por qué incluirse cuando dichas irregularidades correspondan a importes por debajo del mínimo fijado.

Si el auditor:

· Ha identificado un fraude, con independencia de si da origen a una irregularidad significativa en los estados financieros; o

· Ha obtenido evidencia indicativa de que pueda existir un fraude (incluso si el efecto potencial en los estados financieros no fuera importante).

El auditor deberá comunicar estas cuestiones al nivel adecuado de la dirección, en el momento oportuno, y considerar la necesidad de informar de estos asuntos a aquellos encargados de la gestión, de conformidad con la NIA 260 "Comunicación de temas de auditoría a aquellos encargados de la gestión".

Cuando el auditor haya obtenido evidencia de que existe o puede existir un fraude, es importante que esta cuestión la ponga en conocimiento del nivel adecuado de la dirección. Esto es así incluso en el caso de que la cuestión pudiera considerarse intrascendente (por ejemplo, un desfalco menor por parte de un empleado a un nivel bajo dentro de la organización de la entidad). La determinación de qué nivel de la dirección es el adecuado viene, también, afectado, en estas circunstancias, por la probabilidad de connivencia o la implicación o involucramiento de un miembro de la direc­ción.

Si el auditor ha determinado que la irregularidad es, o puede ser, el resultado de un fraude, y ha decidido, bien que el efecto en los estados financieros podría ser significativo o que ha sido inútil evaluar si el efecto es importante, el auditor deberá:

Debatir el tema en cuestión así como el enfoque para realizar una inves­tigación más en profundidad con el nivel adecuado de la dirección que esté, al menos, un escalón por encima de las personas afectadas, y con la dirección, al más alto nivel; y

Sugerir, si lo considera adecuado, que la dirección pida consejo legal.

A los usuarios del dictamen sobre los estados financieros

Si el auditor concluye que él incumplimiento tiene un efecto sustancial sobre los estados financieros u otros aspectos importantes de la temática de la auditoría integral, y no ha sido apropiadamente reflejado en los estados financieros, el auditor debería expresar una opinión con salvedad o una opinión adversa, bien sea sobre los estados financieros o exclusivamente sobre el cumplimiento de leyes y regulaciones importantes.

Si el auditor es impedido por la entidad de obtener suficiente evidencia apropiada de auditoría para evaluar si ha ocurrido o es probable que ocurra incumplimiento que sea de importancia relativa para los estados financieros, debería expresar una opinión con salvedad o una abstención de opinión sobre los estados financieros basado en una limitación al alcance de la auditoría.

Si no le es posible al auditor determinar si ha ocurrido incumplimiento a causa de las limitaciones impuestas por las circunstancias y no por la entidad, al auditor deberá considerar el efecto sobre el dictamen del auditor.

A las autoridades reguladoras o de control

El deber de confidencialidad del auditor normalmente le imposibilitaría reportar incumplimiento a una tercera parte. Sin embargo, en algunas circunstancias, ese deber de confidencialidad es sobrepasado por el estatuto, la ley o por las cortes de justicia. El auditor puede necesitar buscar asesoría legal en tales circunstancias, dando debida consideración a la responsabilidad del auditor hacia el interés público.

El deber profesional del auditor de mantener la confidencialidad de cual­quier tipo de información sobre el cliente, en general, le impide informar acerca de fraudes o errores a terceros ajenos a la entidad auditada. Sin em­bargo, las responsabilidades legales del auditor varían de país en país y en determinadas circunstancias, el deber de confidencialidad puede verse anula­do estatutariamente, por ley o por los tribunales de justicia. Por ejemplo, en algunos países, el auditor de una institución financiera tiene el deber esta­tutario de informar acerca de la aparición de un fraude y de errores significa­tivos a las autoridades supervisoras. En tales circunstancias, el auditor debe considerar la posibilidad de asesorarse, debidamente, desde el punto de vista legal o jurídico.

1.6 RETIRO DEL TRABAJO

El auditor puedo concluir que el retiro del trabajo es necesario cuando la entidad no toma acción para el remedio que el auditor considera necesario en las circunstancias, aún cuando el incumplimiento no sea de importancia relativa para los estados financieros o para la marcha de la sociedad. Los factores que afectarían la conclusión del auditor incluyen las implicaciones del involucramiento de la más alta autoridad dentro de la entidad que pueden afectar la confiabilidad de las manifestaciones de la administración, y los efectos sobre el auditor respecto de continuar la asociación con la entidad. Para llegar a esta conclusión, el auditor normalmente buscaría asesoría legal.

· Si el auditor concluye que no le es posible continuar realizando la auditoría, debido a irregularidades como consecuencia de fraudes o supuestos fraudes, deberá:

· Considerar las responsabilidades profesionales y legales aplicables, según las circunstancias, incluido el hecho de si existe alguna exigencia de que el auditor informe a la persona o personas que realizaron el nombramiento de auditor o, en algunos casos, a las autoridades reguladoras;

· Considerar la posibilidad de retirarse del encargo recibido; y

· Si se retira el auditor:

- Tratar con el nivel adecuado de la dirección y con aquellos encargados de la gestión el tema de la retirada del auditor del encargo recibido, aduciendo las razones correspondientes para ello; y
- Considerar si existe alguna exigencia profesional o legal para infor­mar a la persona o personas que realizaron el nombramiento de auditor o, en algunos casos, a las autoridades reguladoras, tanto la retirada del auditor del encargo recibido como las razones aducidas para ello.

El auditor puede encontrarse con circunstancias excepcionales que pon­gan en tela de juicio su capacidad para continuar realizando la auditoría, por ejemplo, en las circunstancias siguientes:

· Cuando la entidad no tome las medidas correctoras que procedan en caso de fraude y que el auditor considera necesarias, a tenor de las circuns­tancias, aun cuando el fraude no sea significativo en el contexto de los estados financieros;

· Cuando considere el auditor que el riesgo de que se produzcan irregu­laridades significativas, debido a fraudes, y como consecuencia de pruebas de auditoría, se den indicios de riesgos importantes de fraudes signifi­cativos e intensos; o

· Cuando el auditor esté seriamente preocupado acerca de la competencia u honestidad de la dirección o de aquellos encargados de la gestión.

Debido a la variedad de circunstancias que puede producirse, no es posible descubrir, definitivamente, cuándo resulta adecuada la reinada de un encargo de auditoría. Existen factores que afectan a la conclusión del auditor e incluyen las implicaciones o involucramiento de algún miembro de la dirección o de aquellos encargados de la gestión (que pudiera afectar a la fiabilidad de las manifestaciones hechas por la dirección), así como los efectos que podrían derivarse de continuar el auditor prestando sus servicios a la entidad.

El auditor, en tales circunstancias, tiene responsabilidades profesionales y legales, y estas responsabilidades pueden variar, según el país de que se trate. En algunos países, por ejemplo, el auditor puede tener derecho a hacer una declaración, o se le puede exigir que informe a la persona o personas que le nombraron auditor o, en algunos casos, a las autoridades reguladoras. Dada la naturaleza o carácter excepcional de las circunstancias, así como la necesidad de tomar en consideración las exigencias legales, el auditor debe considerar la posibilidad de asesorarse legalmente, a la hora de decidir si debe retirarse de un encargo recibido, así como en la determinación de las medidas adecuadas a tomar.



APÉNDICE,
EJEMPLOS DE PROGRAMAS PARA EL CUMPLIMIENTO DE LAS
NORMAS LEGALES EN COLOMBIA
El Articulo 207del Código de Comercio señala algunas funciones básicas de la revisoría fiscal. Una forma de mantener consciente al grupo de trabajo sobre estas funciones, es la de elaborar programas para cubrir cada una de estas funciones. Con éste propósito se presentan a continuación algunos ejemplos de los programas que podrían elaborarse los cuales no pretende incluir todos los puntos que se pudieran requerir.
También se incluyen programas para el cumplimiento de las normas tributarias por parte del revisor fiscal y otros programas formales para verificar el cumplimiento de aspectos legales como los laborales y la distribución contable de los conceptos.
OBJETIVO
Cerciorarse de que las operaciones que se celebran o cumplan por cuenta de la sociedad, se ajustan a las prescripciones de los estatutos, a las decisiones de la asamblea general y de la junta directiva (C. de Co. Art. 207-1).

CONSTITUCIÓN Y ESTATUTOS
1) Obtenga una copia de la escritura de constitución
y verifique si ésta expresa claramente:
a) Si intervinieron personas naturales, se indicó su nacionalidad y el documento de identi­ficación legal.
b) Si intervinieron personas jurídicas se indicó la ley, decreto o escritura de que se deriva su existencia.
2) La clase o tipo de sociedad que se constituye y el
nombre de la misma, conforme lo dispone el
Código de Comercio
3) El domicilio de la sociedad y el de las distintas sucursales que se establecen en la escritura.
4) El objeto social, enuncia en forma clara y com­pleta las actividades principales de la empresa.

5)El capital social, el suscrito y el pagado por cada accionista,
6) La clase y valor nominal de las acciones representativas del capital,
7)
Forma y términos en que deberán cancelarse las cuotas de capital debidas, cuyo plazo no podrá exceder de un año
8) Forma de administrar los negocios sociales, con indicación de las atribuciones y facultades de
los administradores y de las que se reservan los asociados, la asamblea, la junta de socios, Conforme a la regulación legal de la sociedad que se constituye.
9) La época y la forma de convocar y constituir la asamblea o la junta de socios en sesiones ordi­narias o extraordinarias y la manera de deliberar y tomar los acuerdos en los asuntos de su com­petencia.
10) Las fechas en que deben hacerse inventarios y balances generales y la forma en que han de distribuirse los beneficios o utilidades de cada ejercicio social, con la indicación de las reservas que deben hacerse.
11) La duración precisa de la sociedad y las causas de disolución anticipada de la misma.
12) La forma de hacer la liquidación, una vez disuelta la sociedad, con indicación de los bienes que hayan de ser restituidos o distribuidos en especie, o en qué condiciones, a falta de indicación, pue­dan hacerse distribuciones en especie.
13) Si las diferencias que ocurran a los asociados entre sí o con la sociedad, con motivo del contrato social, han de someterse a decisión arbitral, o de. Amigables componedores y, en caso afirmativo, la forma de hacer la designación de ellos.
14) E1 nombre y domicilio de la persona o personas que han de representar legalmente a la sociedad, precisando sus facultades y obligaciones cuando esta función no corresponda, por ley o por el contrato a todos o algunos de los asociados.



[*] Capítulo tomado de Normas y Procedimientos de la Auditoría Integral de Yanel Blanco Luna. ECOE ediciones. Bogotá 2004.